sábado, 23 de julio de 2016

Las reliquias del Beato Simón de Rojas en Santa Olalla (Documento de concesión en el archivo municipal)

Revisando documentos y legajos de nuestro archivo municipal me topé con un documento que llamaba la atención por su belleza y buen estado de conservación.

Se trataba de la concesión de reliquias del Beato Simón de Rojas al vecino de Santa Olalla Pablo Chrisostomo de la Torre. El documento está fechado en 1767, cuando se exhumaba el cuerpo y se repartían las reliquias de Simón de Rojas que había sido beatificado un año antes. El documento es un impreso con el emblema de la Orden Trinitaria a la que pertenecía el santo y el lema mariano “AVE MARIA” con el que siempre aparece representado, algunos espacios quedan rellenos del puño y letra del escribiente de turno y tiene sello de placa. Desgraciadamente este curioso relicario al que hace referencia no ha llegado hasta nuestros días. A continuación transcribimos el documento integro.

Documento conservado en el Archivo Municipal de Santa Olalla

“El Maestro Fr. Alonso Cano, Teólogo de su Majestad en la Real Junta de la Inmaculada Concepción, Calificador de la Suprema y General Inquisición, Académico de la Real Academia de la Historia, Censor de Libros por su Majestad, Examinador Sinodal del Arzobispado de Toledo, y Ministro Provincial de la Provincia de Castilla, León y Navarra, y de los Reales Hospicios de Argel y Túnez, y Colegio de Roma del Orden de Santísima Trinidad Redención de Cautivos; por las presentes, y en virtud de la facultad expresa a nos delegada, y concedida por el Eminentísimo y Excelentísimo Señor Cardenal de Córdoba, Arzobispo de Toledo, Juez comisionado por su Santidad para la exhumación, y translación del venerable Cuerpo, y Reliquias del Beato Simón de Roxas, en el mismo acto de la exhumación en presencia de toda la Comunidad de este Convento de la Santísima Trinidad de Madrid, y de sus Familiares, y Asistentes, para que según nuestra voluntad, y discreción, diésemos, y repartiésemos el hábito y vestiduras con que estaba enterrado dicho Santo Cuerpo con su ataúd o caja y demás despojos de su sepulcro, por las presentes damos, y concedemos a Don Pablo Chrisostomo de la Torre, un relicario y en medio de él una cruz del ataúd, al lado derecho una porción de Carne del Santo; y más abajo un pedacito de Túnica, y Escapulario; a la parte de arriba dos pedacitos del forro interior de la caja; al lado izquierdo, arriba, un pedacito de Escapulario; más abajo unos pedacitos de Túnica y más abajo unos pedacitos del forro del colchón en que estuvo enterrado el Santo Cuerpo dentro de la caja; con facultad de retenerlas para sí , y darlas a otros, y de exponerlas en cualquiera lugar a la publica veneración. En fe de lo cual dimos las presentes firmadas de nuestra mano, selladas con el Sello Mayor de nuestro Oficio, y refrendadas por nuestro Secretario. En Madrid a 6 días del mes de agosto del año de 1767.” 

Finalmente está rubricado por “Fray Alonso Cano y por Fray Juan Diego Ortega”.

Retrato del Padre Simón de Rojas
Con habito trinitario y el lema "Ave María"
Simón de Rojas (Valladolid, 1552 - Madrid, 1624), es actualmente santo de la iglesia católica y es conocido como el Apóstol del Ave María.  Nació en Valladolid el 28 de octubre de 1552, sus padres se llamaron Gregorio Ruíz Navamuel y Constanza de Rojas. Profeso y fue ordenado sacerdote en el convento de la Trinidad Calzada de Valladolid en 1572, donde había ingresado a los doce años de edad. Una vez ordenado, se trasladó a estudiar a la Universidad de Salamanca de 1573 a 1579, y posteriormente fue profesor de filosofía y teología en Toledo desde el año 1581 hasta el 1587. Fue en dos ocasiones Visitador Apostólico de la Provincia de Castilla y una de la de Andalucía. Su devoción a la Virgen María le llevó a fundar la Congregación de los Esclavos del Dulcísimo Nombre de María, el 14 de abril de 1612, para el servicio de pobres y enfermos de Madrid. En 1619 fue nombrado preceptor de los Infantes de España y dos años después fue elegido como confesor de la reina Isabel de Borbón, primera mujer de Felipe IV.

El fervor que mostró por la Virgen le fue inculcado por su madre Constanza, natural de Móstoles por lo que el santo es patrón de dicha ciudad madrileña.  Su madre desde niño le instruyó en las oraciones a María, y sus hagiógrafos mantienen que sus primeras palabras, balbuceantes, cuando contaba catorce meses, fueron Ave María; acostumbró a visitar santuarios marianos, y los pintores que le retrataron le adjudican siempre el lema mariano, por lo que fue conocido familiarmente como el Padre Ave María. Mandó imprimir miles de estampas de la Virgen con el lema, y sus influencias en la Corte consiguieron que se labrase en oro en la fachada del Real Alcázar de Madrid. En 1622 escribió una liturgia dedicada al Santo Nombre de María, que más tarde el papa Inocencio XI extendió a toda la Iglesia, para su rezo el 12 de septiembre. 

Falleció en Madrid el 29 de septiembre de 1624. El 8 de octubre del mismo año el Nuncio apostólico ordenó la apertura del proceso de beatificación. Lope de Vega le dedica su obra “La niñez del Padre Rojas” dentro de sus Comedias de Vidas de Santos, se sabe que tuvo relación personal con él y declaró en su causa de beatificación. Sus virtudes fueron reconocidas por el Papa Clemente XII el 25 de marzo de 1735. Fue beatificado por Clemente XIII el 19 de marzo de 1766, y el 3 de julio de 1988, antes de la clausura del Año Mariano, fue finalmente canonizado por el Papa Juan Pablo II. Su fiesta se celebra el 28 de septiembre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada